+34 93 556 90 90

BLOG

 

¡Hemos llegado a los 100 años!

Jan 11, 2018

A principios del verano del año 1918, dos socios, Rovirosa y Suris, decidieron emprender una empresa de montajes en la calle de Pere IV Núm. 181 del Pueblo Nuevo, en Barcelona. En medio de fundiciones, empresas textiles, de tintes y de estampación, este pequeño proyecto fue creciendo con sus raíces bien plantadas dentro de este barrio trabajador y activo por antonomasia.

Hay empresas centenarias, por supuesto, pero no muchas de estas dedicadas a las instalaciones y menos con señales de identidad totalmente catalanas. Desde la modestia y lejos de cualquier prepotencia creemos sinceramente que algo diferente debemos de tener si hemos logrado este hito.

¿Y qué puede ser este factor diferencial? A buen seguro que se puede definir con dos palabras tan sólo: SERVICIO y COMPROMISO. Sí, porque las palabras servicio y compromiso incluyen muchos conceptos diferentes: atención, proximidad, apoyo, vinculación, esfuerzo, comunicación... y sobre todo amistad. Suris siempre ha considerado a sus clientes y proveedores como amigos. Amigos que nos han ayudado en los momentos difíciles y con quienes hemos compartido los instantes de joya y celebración.

Los proyectos de nuestros amigos siempre los consideramos como propios y en el camino de la realización de tantas obras conjuntas tenemos claro que la mejor manera de salir adelante siempre es con el esfuerzo, trabajo y la ilusión. Ilusión para mejorar cada día.

Estos clientes siempre han encontrado alguien en el otro lado del teléfono, han podido comprobar a lo largo de los tiempos el esfuerzo y el compromiso de nuestra gente para ayudarlos a lograr sus expectativas y nos han tenido al lado en los momentos difíciles. Por eso el cliente de continuidad es uno de nuestros activos más importantes. Nuestro compromiso nos ha ayudado a conquistar su confianza.

Pero ¿y al otro lado de la balanza? Allá tenemos a nuestros proveedores y colaboradores. Hay una máxima fundamental en toda actividad constructiva: sin un buen proveedor y un buen colaborador, no puedes dar un buen servicio.

Todos aquellos proveedores que nos han abierto sus almacenes en días festivos, que nos han traído personalmente lo que necesitábamos cuando lo necesitábamos, que han sido comprensivos cuando tocaba o que nos han apoyado a la hora de convertir las utopías en realidades, también nos han ayudado a llegar a los 100 años.

Para Suris los clientes, los proveedores y los colaboradores son personas, gente con quien tratamos cada día y con quien compartimos los problemas y las ilusiones, por muchas dificultades que haya por el camino.

Sin ellos, unos y otros, nosotros tampoco habríamos llegado al Centenario. ¡Gracias!

 

Sr. Albert Segarra Montfort
Sr. Ramon Gasch Pou